La Asociación Española de Fundaciones ha presentado un estudio sobre la importancia de la digitalización y la transformación digital en el tercer sector. Según sus autores, internet y las nuevas tecnologías son fuente de eficiencia y productividad, y abren la puerta a la internacionalización, a métodos para conocer mejor a las diferentes partes interesadas, y la posibilidad de plantear nuevos modelos de financiación.

Actualmente, la actividad digital representa el 20% del PIB mundial, un porcentaje que sin duda irá a más. Las tecnologías de la información y la comunicación suponen más del 40% del crecimiento anual de productividad en la UE, y de casi el 25% del impulso del PIB. Como ejemplo de estas dinámicas, algunos estudios señalan que, por cada euro invertido en banda ancha, el producto interior de un país gana 3 euros. Desde el punto de vista social, cada empleo creado en el sector TIC genera seis puestos de trabajo inducidos, la mayoría de alta cualificación.

El sector de las fundaciones no puede permanecer al margen de estos cambios globales. Estas entidades pueden prestar servicios de interés público incluso mejor que el propio estado, con más eficiencia, más estabilidad, más proximidad y más capacidad de innovación. En algunos países, como por ejemplo Portugal, el tercer sector representa el 76% del valor añadido de los servicios sociales.

El estudio concreta algunos casos de éxito sobre el proceso de digitalización en el mundo de las fundaciones: Fundación Amancio Ortega, Fundación Esplai, Ayuda en Acción, Fundación BBVA, Fundación Integra, Fundación COTEC, Fundación CERMI, Fundación Biodiversidad, Fundación Desarrollo Sostenible, Fundación Lukas, etc. Todos estos ejemplos demuestran el impacto social que puede alcanzar el tercer sector si apuesta definitivamente por subirse al tren de las nuevas tecnologías.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

es_ESSpanish
en_USEnglish es_ESSpanish