La sociedad del conocimiento está transformando las organizaciones y su funcionamiento interno, gracias al desarrollo exponencial de las tecnologías de la información. Nos hemos sumergido en la era de la inteligencia colaborativa, y el futuro de las organizaciones y sus actividades dependerá de la forma en que creen, retengan, transfieran y apliquen el conocimiento adquirido. Efectivamente, el conocimiento es actualmente un recurso organizativo crítico para cualquier entidad, y su gestión eficaz se ha convertido en una herramienta estratégica fundamental para alcanzar sus objetivos.

El sector social ha asumido este debate de forma relativamente reciente, pues este tipo de entidades han desarrollado tradicionalmente su labor de modo intuitivo. Son muchas las ONG que aún no han interiorizado la trascendencia de la gestión del conocimiento en la consecución de sus fines. Sin embargo, las nuevas tecnologías les permiten obtener fácilmente respuestas fiables a diversas preguntas fundamentales: ¿Cuál es la realidad objetiva y cuantificable que se pretende cambiar? ¿Las estrategias emprendidas son las óptimas para alcanzar este horizonte? ¿Cuál es el impacto real de la labor realizada? El tratamiento eficiente del conocimiento permite a las entidades sin ánimo de lucro un funcionamiento más eficaz y relevante en el contexto actual, aumentando su influencia para promover los cambios deseados. Una adecuada gestión de los datos hace posible implementar un modelo más innovador, medir el resultado de la actividad, aprender de los propios errores, mejorar la comunicación, desarrollar sólidas campañas de movilización y sensibilización, etc.

El tercer sector tiene actualmente a su disposición numerosas herramientas digitales que responden a esta necesidad. Por ejemplo, en el ámbito de la mentoría social, la plataforma Messagenes permite obtener feedback instantáneo de los voluntarios, facilitando un mejor soporte a su labor, así como la obtención de datos objetivos sobre su impacto social. Como afirmó Kofi Annan, exsecretario general de las Naciones Unidas, “sin buenos datos volamos a ciegas. Si no puedes ver algo, jamás podrás resolverlo”. El principal empoderamiento es el que proviene del conocimiento.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

es_ESSpanish
en_USEnglish es_ESSpanish