Las entidades sin ánimo de lucro que deseen convertirse en verdaderas organizaciones del conocimiento deben prestar especial atención a varios elementos esenciales para el éxito en este objetivo: tomar conciencia del valor de la información que poseen, vincular el conocimiento con la misión que realizan, introducir esta cuestión en la estrategia general de la organización, definir procesos y herramientas para la gestión de la información, incorporar la experimentación como un valor, fomentar una mentalidad abierta al cambio, y pasar de la cultura de la ocultación a la de la cooperación, generando confianza y siendo valientes para compartir.

Para afrontar estos retos, uno de los pilares fundamentales será contar con un liderazgo con el siguiente perfil: debe ser un liderazgo compartido y diseminado en la organización, debe generar y facilitar espacios para la diversidad, debe favorecer la innovación, debe inspirar a los demás vinculando el esfuerzo de gestionar el conocimiento con el impacto perseguido, debe estar en contacto con la realidad que la entidad pretende transformar, y debe dejar al equipo hacer para demostrar confianza.

La apuesta por el conocimiento también afectará a la estructura de la organización, definida de acuerdo con diferentes principios: debe responder a un modelo más cooperativo y flexible para que el conocimiento fluya, impulsará proyectos interdepartamentales que ayuden a activar el conocimiento interno, estará menos orientada a resultados, superará una visión endogámica para asumir que mucho conocimiento está fuera y requiere alianzas, y fomentará una cultura de proyectos interna sobre temas de la propia entidad.

Finalmente, la mejor estrategia para la gestión del conocimiento será la que responda a los siguientes criterios: estará alineada con los demás documentos programáticos de la organización, atribuirá explícitamente al personal responsabilidades y competencias específicas relacionadas con la gestión del conocimiento, utilizará un lenguaje claro para permitir una comprensión generalizada, proporcionará principios inspiradores en vez de procesos que pueden paralizar la acción, establecerá la dirección sin señalar necesariamente detalles operativos, y creará un marco que otros puedan continuar y desarrollar en el futuro.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

es_ESSpanish
en_USEnglish es_ESSpanish